Miguel Ángel Morales
Miguel Ángel Morales Pineda
Publicado el 19 de Enero de 2012
Cuando se firmaron los Acuerdos de paz, acabábamos de ingresar con mi hermano a la Cetipol (la academia de la exPolicía Nacional) para prepararnos como policías. Ambos nos habíamos graduado de el año anterior (1991) pero a la vez ambos teníamos antecedentes de haber sido detenidos por delitos políticos, que era como le llamaban cuando habías sido acusado de pertenecer a la guerrilla. Mi hermano fue capturado en 1987, y yo, en diciembre de 1989. Había razones específicas para tratar de incorporarnos a la Policía. Ingresamos el 6 de enero de 1992, una semana después nos quisieron expulsar debido a los antecedentes políticos pero seguimos ahí. Cuando se firmó la Paz, recuerdo que escuchamos una gran tronazón a mediodía afuera de la academia y un teniente de apellido Valle nos amenazó con matarnos si algo sucedía adentro. Nadie sabía ahí lo que estaba sucediendo y, en la tarde, nos expulsaron y nos comentaron que la paz se había firmado. Un cabo de apellido Cristales y ese tal Valle se disculparon con nosotros por habernos maltratado (más bien creo habían actuado así por miedo), así que con mi hermano nos dirigimos a la plaza Barrios, el lugar que todos soñábamos que fuera el centro de la celebración, cuando las fuerzas beligerantes tomaran el poder. Fue una muy bonita experiencia y creo que todo mundo se quitó un gran peso de encima al firmarse la paz.Gracias por la oportunidad."